Mi homenaje a Manolo Caracol, y a los tablaos

Tengo que reconocer que tengo un “enganche” tremendo, con Manolo Caracol y con la serie de televisión “Rito y Geografía del Cante”.

Yo quería hacer una tesis doctoral sobre Rito y me matriculé -con bastantes años- en el doctorado de Comunicación Audiovisual de la Complu: había que hacer algo para que televisión rescatara del olvido y del deterioro a esa paradigmática serie documental.

Como en el año 2005, salió al rescate uno de sus guionistas y responsables, José María Velázquez, quien logró que Televisión restaurara la mayor parte de los capítulos y nos lo documentara maravillosamente en la reedición de Círculo Digital, mi proyecto perdió su razón de ser y me quedé sin objetivo en esta vida. (:<)

Además, hay un profesor norteamericano, William Washabaugh, que ya ha estudiado a fondo la serie, que entrevistó a casi todos los responsables intelectuales de la serie, y que tiene publicado un estudio imprescindible y único.

Pues aún así, no he renunciado a encontrar la piedra filosofal y resolver esa incógnita que me tiene obsesionada: ¿qué hace que la serie documental de “Rito y Geografía del Cante” sea tan excepcional e irrepetible?

Ahí sigo, buscando y revisando capítulos, y volviendo a descubrir maravillosas sorpresas, que después de haber aprendido a editar películas y subirlas a YouTube para ilustrar el blog, me falta tiempo para darlas a conocer en el ciberespacio.

Una cosa que no se llegó a reeditar en Círculo Digital fue esta entrevista que José María Velázquez (voz en off) le hizo a Manolo Caracol en su tablao de Los Canasteros. Caracol habla con toda libertad de la vida de los tablaos y de cante flamenco. José María tampoco se corta un pelo en las preguntas, puesto que la entrevista ilustraba un capítulo de la serie, en la que se quería dejar de manifiesto la influencia perniciosa de los tablaos, en el cante flamenco y en la vida de los artistas. José María era un joven muy valiente para ponerse delante del “tanque” que era Caracol con semejantes intenciones.

Yo, como acabo de estar de celebración con el chorlito en Las Carboneras, siento un cariño especial por el flamenco de tablao que, a la hora de la verdad, es más entrañable y cercano que el del teatro.

Os dejo con la entrevista. Estad atentos, hay una aparición muy breve de Adela la Chaqueta, de la que lamento que no haya más material grabado y audiovisual; y sentado, en el grupo de Manolo Caracol y su hijo Enrique, el cuarto hacia la izquierda… El Cojo Peroche.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s