Crónica de las Jornadas Flamencas de Valladolid

Hemos recibido con mucho agrado y mucha envidia -salvo lo relativo al aguacero y aparato eléctrico- la crónica de lo acontecido en las Jornadas Flamencas de Valladolid que acaban de clausurarse.

No sólo han tenido a grandes artistas flamencos -de los buenos-buenos-, sino que han podido escuchar a los finalistas del próximo Festival del Cante de las Minas. ¡Qué bien se lo montan los “castellanos”! Espero poder sacar tiempo al año que viene para volver a visitar a los flamencos castellanos, a los amigos de la Peña La Seguiriya, el Museo de Escultura y… la bodega de El Mozart.

Os dejo con la crónica de Pedro Sanz, director de las Jornadas Flamencas de Valladolid.

Valladolid, se estremece entre soleás y mineras.

Una vez más ha quedado palpable la afición al flamenco que existe en Valladolid. Las Jornadas Flamencas “Ciudad de Valladolid”, a pesar de llevar poco tiempo, -siete años-, realizándose, están demostrando un alto grado de solidez, madurez y respeto que los aficionados de Valladolid saben valorar, para ello, se ha mantenido el mismo formato con que nacieron, ofrecer una visión que va desde, el flamenco más ortodoxo con, digamos más joven, que facilite el acceso a las nuevas generaciones que se van incorporando a este arte. Viendo que a las Jornadas se dan cita un público de los más heterogéneo, cabales y simples aficionados, con amantes de otras músicas.

La coqueta sala Miguel Delibes del Teatro Calderón, ha acogido los recitales de José Valencia, Carmen de la Jara y Canela de San Roque, dentro del plano artístico y, el fotógrafo Paco Sánchez, Estela Zatania y Manolo Bohórquez, nos han deleitado con un ciclo de conferencias, que han ido desmenuzando, con todo lujo de detalles, la parte histórica de este arte, muchas veces desconocida y adulterada, “Retratos del Flamenco”, “Festeros y Chuflas, la otra cara del flamenco” y “Los olvidados de la historia del flamenco”, han sido los títulos de las conferencias que han congregado numeroso publico, en una hora poco flamenca, siete de la tarde, y un calor de justicia.

Abrió la edición de este año, en lo que respecta al cante, el cantaor José Valencia acompañado a la guitarra por Miguel Iglesias, el portento de José Valencia, cantaor de atrás que defiende su merecido lugar “alante” en un mercado limitado para el cante clásico. Interpretó soleáres, cantiñas, siguiriyas y bulerías, con ese empaque que le caracteriza y que gusta a los aficionados de cierta edad.

Carmen de la Jara, es una cantaora incansable, su recital estuvo cargado Carmen cantó como no podía ser de otra forma, por Cádiz, con esa sal sonora que imprime a las soleares y bulerías de esa tierra, la gracia de sus tangos y tanguillos, y las juguetonas alegrías que se balancean como olas que van a morir a la Caleta. Excelentemente acompañada por Antonio Carrión.

El Canela de San Roque, el gitano de la voz de oro, como le dicen, llego a Valladolid con ganas de agradar a un publico expectante por oírle y, a fé que lo consiguió, canto por soleares, magistral por siguiriyas torreras, cargadas de jondura, dramatismo, doliéndose en cada tercio. Siguió, por fandangos, malagueña del Mellizo, taranta, bulería por soleá y bulerías, muy bien acompañado por la guitarra de Antonio Carrión. Un pero: el recital, nos pareció corto.

Cerró las Jornadas, Luis Fernández Soto Luis El Zambo, esta vez, no tuvimos que sufrir las penurias de que lloviera. Acompañado por la guitarra de Fernando Moreno. “El Tío Luis”, dio un recital “clásico de Jerez”, soleares, siguiriyas, Taranto de Manuel Torre, tonás, para desgranar un rosario de fandangos, soleares marca de la casa, para cerrar la actuación haciendo sus personalísimas soleas por bulerias y bulerias. Todo el recital el Tío Luis, estuvo en flamenco, comunicándose con un público entregado que le jaleaba a cada cante.

Unos de los momentos más sorprendentes y curiosos vividos de las Jornadas, fue el pasado domingo día 27 en el Patio de San Benito, con la actuación de los participantes en las pruebas selectivas al 50º Festival del Cante de las Minas. Minutos antes del comienzo de las pruebas, se hizo entrega de Reconocimientos del Excmo. Ayuntamiento de Valladolid al Hermano Terán responsable de la Sala Borja de Valladolid, por su apoyo y aportación al flamenco en nuestra Ciudad y al 50º aniversario del Festival Internacional del Cante de las Minas que, recogió el Director del Festival y Concejal de Cultura de La Unión D. Julio García, quien tuvo palabras de agradecimiento para el Ayuntamiento y aficionados.

Una fuerte tormenta de agua y material eléctrico, obligó a suspender las pruebas de forma temporal, hasta buscar una ubicación que permitiera su continuación. El público se resistía a irse, y aguantaba estoicamente a que escampara, a la vista de intenso aguadacero, se improviso los pasillos del Patio de San Benito, para reanudar las pruebas. Un detalle flamenco que, en un futuro dará que hablar.

Pedro Sanz.
Fundador y Coordinador de
Jornadas Flamencas “Ciudad de Valladolid”

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s